Crédito: Agencia de Protección Ambiental de E.U.A.

Reporte de la ONU advierte que tenemos 12 años para frenar las consecuencias catastróficas del cambio climático

09-10-2018

Este es nuestro último llamado para salvar a la Tierra, y a nosotros, de un futuro desalentador debido al cambio climático (y no es broma).

Por: Alejandra Almed 

 

En pocas palabras, si para el 2030 no se logra limitar el aumento de la temperatura global a un máximo de  1.5 grados centígrados estamos perdidos. Un calentamiento superior a 1.5 ° C significaría que los días más calurosos del año aumenten hasta  3 grados en gran parte del mundo y que la cantidad de días cálidos duraran más; de hecho, el año 2018 ya se perfila para ser el 4 año más caliente.

Y esto no seria todo, pues si la temperatura del planeta supera los 1.5 grados centígrados se pondría en duda la habitabilidad de la Tierra.

_103766091_calido-nc_opt.png

 

¿Qué dice el informe exactamente?

  El reporte, llevado a cabo por el Grupo Intergubernamental de Expertos Sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en ingles), combinó las investigaciones de 91 científicos y agentes gubernamentales de 40 países de todo el mundo y se basó en 6,000 estudio e informes sobre el calentamiento global. El IPCC es considerado el principal grupo de expertos en la ciencia del clima y es el órgano científico asesor de la ONU.

Los resultados  están causando revuelo en todo el mundo y no es de extrañar pues prácticamente advierte que si no actuamos pronto para reducir el aumento de la temperatura global causada por los gases de efecto invernadero, pronto estaremos sufriendo graves consecuencias. 

Hasta este lunes se pensaba, de acuerdo con el Acuerdo de Paris, que limitar un aumento de temperatura a 2 grados centígrados a nivel global era suficiente para seguir disfrutando de nuestro hermoso Planeta Tierra. No obstante, el nuevo estudio refuta lo anterior y señala que esa temperatura si representaría una catástrofe a nivel mundial. Las medidas a tomar ahora, según el nuevo informe, es limitar el calentamiento global a un máximo de 1.5 grados centígrados o se pondría en juego la vida del planeta.

No siendo lo peor de todo, si seguimos como hasta ahora, entre el 2030 y el 2050 no solo alcanzaremos los 2° C  sino que llegaremos a 3 grados centígrados más en la temperatura del planeta.

 

Medio grado de diferencia, crucial para la vida.

  El estudio en cuestión señala cuáles serían las diferencias entre limitar el calentamiento global a 1.5 ° C en lugar de 2° C.

Una de las diferencias de mantener la temperatura medio grado más abajo se vería reflejada rápidamente en todos los arrecifes de coral. Si la temperatura aumentara 2 grados centígrados significaría la muerte total para esta forma de vida, si por el contrario limitamos la temperatura a un máximo de 1.5 °C. solo los reduciría entre un 70% y un 90%.

Otro cambio importante seria el aumento del nivel del mar. Una diferencia de medio grado resultaría en un aumento de hasta 10 centímetros más, que aunque puede parecer poco esto implicaría 10 millones de personas expuestas a fuertes inundaciones.

De hecho, la extensión del hielo marino ya se ha empezado a reducir un mínimo nunca antes registrado en los últimos 15 años.

_103766093_extent_ice_sea_spa_640-nc.png

 

Dos centígrados en lugar de 1.5 grados centígrados resultarían en más precipitaciones para Asia y el este de América del Norte; así como en ciclones tropicales y huracanes mucho más intensos. No obstante para otras partes del mundo habría menos lluvias y periodos persistentes de graves sequías.

Si se limita el calentamiento a 1.5 °C se podrían prevenir millones de muertes prematuras, ya que la contaminación del aire es uno de los principales contribuyentes a las enfermedades y la muerte en todo el mundo, según lo informó un estudio sobre las enfermedades mundiales en 2015 por la Fundación Bill y Melinda Gates.

Aumentar el calentamiento global a 2 grados centígrados involucraría un cambio en la temperatura y acidez de los mares y afectaría la tierra y la capacidad de seguir cultivando alimentos, tales como el arroz, maíz o el trigo.

Otra de las fuertes consecuencias de este “insignificante” medio grado recaería en la cantidad de personas que se expondrían a intensos riesgos climáticos, cada vez más fuertes. Y no se diga la pobreza de cientos de millones de personas, lo cual limitaría la prevalencia de enfermedades tales como el dengue o la malaria.

 

Los efectos del cambio climático hoy en día

 Todo lo expuesto anteriormente se vuelve un poco más realista si pensamos que efectivamente ya estamos experimentando las graves consecuencias del calentamiento global.

Panmao Zhai, uno de los copresidentes del IPCC, explicó que actualmente estamos experimentando los efectos del aumento de 1 grado en la temperatura mundial, en comparación con las temperaturas promedio en tiempos preindustriales, es decir, antes de los grandes procesos con combustibles fósiles.

Hoy en día, podemos observar lo que ha significado este aumento de un grado en el calentamiento global. Lo vemos en los climas tan extremos que estamos experimentando, días calurosos, sequias y fuertes nevadas nunca antes registradas; en el aumento del nivel del mar, en el derretimiento de los polos, la redución de los grandes bloques de hielo del Ártico; en los fenómenos naturales más intensos, como huracanes, ciclones, monzones y no se diga los fuertes incendios forestales descontrolados que han arrasado millones de hectáreas en los últimos años.

Sin duda "ya estamos en la zona de peligro", explica Kaisa Kosonen, de Greenpeace.

 

¿Hay solución?

El panel de científicos afirma que si se toman las medidas necesarias, por más extremas que parezcan, aún se puede impedir que los niveles de temperatura alcancen 3 grados más. Pero se requieren de cambios urgentes, y no solo de los gobernantes si no de todos los individuos que habitan el planeta.

El informe notifica que para que exista luz al final de la tormenta habría que reducir las emisiones de dióxido de carbono un 45% para el 2030 y para el 2050 tienen que haber desaparecido por completo. Difícil, sí, pero no imposible. 

Mantener la temperatura debajo de 1.5 ° C implican estrategias como capturar el carbono de la atmósfera, que en la actualidad solo existen experimentos a pequeña escala. 

Otra medida es el cambio por completo a las energías renovables. Para el 2050 las energías limpias deberán proporcional el 85% de la electricidad global y que 7 millones de kilómetros cuadrados de tierra (más o menos el tamaño de Australia) se dediquen a cultivos energéticos.

"Limitar el calentamiento a 1.5 ° C es posible dentro de las leyes de la química y la física, pero hacerlo requeriría cambios sin precedentes", dijo Jim Skea, copresidente del grupo de mitigación del cambio climático del IPCC, en la publicación del IPCC. 

 

Un futuro poco alentador

Este año se espera que las emisiones de gases de efecto invernadero aumenten y para nada disminuyan. La mayoría de los países están lejos de cumplir sus objetivos del Acuerdo de Paris, por ejemplo Alemania, que no le fue suficiente invertir $580 mil millones en energía renovable. Y no se hable de Estados Unidos que ha declarado salirse del acuerdo por completo para el 2020.

Con todos los acuerdos y políticas, incluida la de Paris, las practicas de la mayoría de los países, así como el modo de vida de los individuos estamos lejos de lograr limitar el calentamiento global a 1.5 °C para el 20130 y por el contrario lo estamos incrementarlo hasta 3 grados más.

Otro copresidente del IPCC, Jim Skea, afirma que las medidas ya no solo se tienen que hacer a nivel gubernamental, si no que todo individuo tiene que tomar medidas en su vida diaria. El reporte también incluye medidas que se pueden tomar a nivel individual.

  • Comprar menos carne, leche, queso y mantequilla y más alimentos de temporada producidos localmente.
  • Desperdiciar menos comida.
  • Conducir automóviles eléctricos y caminar o usar la bicicleta para desplazamientos cortos.
  • Tomar trenes y autobuses en lugar de aviones.
  • Recurrir a videoconferencias en lugar de viajar por razones de trabajo.
  • Secar la ropa al sol en lugar de utilizar secadoras.
  • Reducir la dependencia de calefacción y/o aires acondicionadores.
  • Exigir una baja huella de carbono en todos los productos de consumo.

 

La Dra. Debra Roberts, también copresidente del IPCC, asegura que uno puede hacer el cambio a nivel individual, pues al decidir qué comer, cómo transportarse e inclusive al elegir a un gobernante que apueste por soluciones para el cambio climático  se están tomando medidas a nivel personal. 

 

¿Qué sigue?

El informe es uno de las seis investigaciones que se trabajan actualmente en el IPCC y que servirán como base para la Conferencia sobre el Cambio Climático de Katowice en diciembre de este año, en donde los países se reunirán a revisar el Acuerdo de Paris y discutir el rumbo y los cambios necesarios para continuar con soluciones a corto, mediano  y largo plazo.

En resumidas cuentas, para salvar nuestra vida y la de nuestro planeta tenemos que empezar a tomar acciones drásticas y así evitar un futuro desalentador. No es imposible frenar el cambio climático a un máximo de 1.5 °C  sin embargo representa una voluntad mundial para lograrlo.

 

También te puede interesar: