Barrio inundado de la ciudad de Itacoatiara (región central de la Amazonia) en 2009. Jochen Schöngart, Instituto Nacional de Investigación del Amazonas

100 años de registro en el Amazonas muestran condiciones extremas cada vez más frecuentes

20-09-2018

El "pulmón del mundo" se está desbocando.

Por: Luis Moctezuma


También cerca del ecuador el cambio climático hace estragos. Las primeras imágenes que suelen aparecer cuando hablamos de cambio climático son los casquetes polares cada vez más pequeños; sin embargo, las alteraciones en ciclos naturales están en todas partes. Un grupo internacional de científicos decidió comparar los registros sobre el tamaño del río más caudaloso del mundo durante el siglo XX y lo que va del XXI, los resultados se publicaron en la revista Science Advances e indican que cada vez son más frecuentes las condiciones extremas en este lugar.

Un enorme río que se desborda y también se seca

Mientras que para las zonas frías del planeta el cambio climático se mide por el derretimiento del hielo, en el Amazonas es más complicado. Por una parte hay grandes crecidas del río que son cada vez más frecuentes. Por otro lado, las sequías persiguen con insistencia al que Neruda llamó “capital de las sílabas del agua”. Para reconocer estos cambios se recurrió a mediciones que se tienen registrados en puntos estratégicos del río.

Las mediciones más antiguas son las que se realizan en el Río Negro, que es el afluente principal del Amazonas y que se remontan a 1903. Los registros se realizan en el puerto de Manaos, capital del estado de Amazonas. Otros datos comenzaron a recopilarse más recientemente, como el tamaño del río en Óbidos, que está casi a mitad del camino entre Manaos y la desembocadura en el Atlántico. En esta comunidad se comenzó a medir al río en 1970.

Las cifras son claras: el tamaño del río cambia en grandes proporciones. En Manaos, por ejemplo, cuando el río crece aumenta hasta 29 metros de altura y en los momentos de sequía llega 15.8 metros abajo el promedio. Siendo el río más caudaloso del mundo, parecería normal que todo cambio se haga en grandes dimensiones, pero no es lo único que ha cambiado en el último siglo. Además, ahora estos cambios a niveles extremos son más frecuentes.

Sobre la frecuencia en que ocurren estos eventos, si se distingue una diferencia entre crecidas del río y sequías. Cuando el río crece se han registros periodos de hasta 70 días en Manao, este fenómeno es cada vez más frecuente y su punto más alto ocurrió entre los años 2009 y 2012. En el caso de las sequías, los periodos más prolongados se dieron en los años 1006, 1963 y 2010, en estos últimos la duración fue de 53 y 56 días respectivamente.

Los ciclos hidrológicos muestran alteraciones desde la década de los noventa. Una de las alteraciones que se hacen notar en la investigación es que mientras del lado del Pacífico las temperaturas tienden a volverse frías, para el Atlántico la constante es el calentamiento. Para este último, se menciona que hay una mezcla de causas naturales y antropogénicas.

Con esta combinación de cambios en la temperatura, se altera algo llamado circulación Walker. Esta es un ciclo del Pacífico en que el viento cálido del Pacífico oeste y el frío del este interactúan. Al modificarse los niveles normales también se alteran los niveles de lluvia sobre el Amazonas.

Se tienen indicios, mas no una causa definitiva

Para dar una explicación definitiva se necesitaría un estudio a más largo plazo. Si bien en un siglo se pueden notar cambios considerables, la naturaleza responde a periodos largos. Aunque los investigadores, liderados por Jonathan Barichivich del Instituto de Conservación, Biodiversidad y Territorio de la Universidad Austral de Chile, tienen detectados factores que han influído en estos cambios del Amazonas, no definen una causa definitiva para ellos.  Como los investigadores apuntan, hay una mezcla de naturaleza y acción humana en estos eventos cada vez más frecuentes e intensos en el río más caudaloso del mundo.


También te puede interesar: