Representación artística de BepiColombo. Airbus

El 20 de octubre despega BepiColombo rumbo a Mercurio

15-10-2018

El planeta más pequeño y menos explorado del sistema solar está a punto de sorprendernos.

Por: Luis Moctezuma

 

El planeta más cercano al sol es aún un misterio en muchos sentidos. Apenas 2 misiones espaciales lo han visitado: Mariner en 1974 y Messenger entre 2008 y 2015, ambas de la Administración Nacional Aeronáutica y del Espacio (NASA). Esta será la primera incursión en el planeta más cercano al sol de agencias espaciales distintas a la estadounidense.

            BepiColombo es el resultado de un trabajo conjunto entre distintas naciones. En esta misión colaboran la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) y la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial (JAXA, también por sus siglas en inglés). Despegará este 20 de octubre y su llegada al pequeño planeta rocoso está programada para 2025.

Mercurio, un mensajero del que sabemos poco

Mercurio le debe su nombre al mensajero de los dioses griegos. Irónicamente es un planeta del que se conoce poco, es el menos explorado de los planetas rocosos. Las razones son sencillas, viajar cerca del sol representa una tarea mucho más complicada que a otros puntos del sistema solar. Nuestra estrella es una gran aliada que provee de energía a las misiones espaciales que viajan lejos de ella, al acercarse se convierte en un reto para la navegación.

            El trayecto a Mercurio será complicado y una vez ahí la estancia también será dura. El viaje no se hará de forma directa, ya que se correría el riesgo de que la nave quede atrapada por la gravedad del sol. Para evitar este inconveniente tomará una ruta más larga que aprovechará la gravedad de la Tierra, Venus y Mercurio para evitar ser atraída por el sol. Además, cuando BepiColombo llegue a Mercurio deberá soportar temperaturas al rededor de los 350 grados centígrados.

            La cercanía del sol presenta muchas condiciones extremas. Esto provoca que la misión esté programada para durar poco. Se planea un sobrevuelo de 1 año alrededor de Mercurio que podría extenderse por otro más. Si comparamos esto con lo que han durado otras misiones espaciales como Cassini en Saturno se trata de un periodo muy corto. Con todo esto es una misión que busca resolver muchas de las dudas que surgieron en las visitas anteriores a Mercurio y es una de las apuestas internacionales más importantes hasta ahora.

            La misión incluye dos módulos que explorarán de una manera diferente a Mercurio. Por una parte, está el Orbitador del Planeta Mercurio (MPO, por sus siglas en inglés) diseñado por la ESA y por otra el Orbitador Magnetosférico (MMO) fabricado por la JAXA. Ambas sondas viajarán juntas unidas por el Módulo de Trasferencia a Mercurio (MTM). Una vez que lleguen a su destino se separarán para realizar cada uno su propia exploración.

            Se trata de un proyecto ambicioso. En él han colaborado más de 2 mil científicos de 8 países distintos. Institucionalmente participan más de 80 compañías de 12 países. La inversión sobre BepiColombo es de 1,650 millones de euros. El desarrollo de toda la misión lleva por ahora 2 décadas. Visitar Mercurio es uno de los grandes retos de la era espacial y el despegue será en unos cuantos días.

El viaje de BapiColombo

Esta misión debe su nombre al matemático Guisepe Colombo. Este científico que vivió entre 1924 y 1984 y que participó en la misión Mariner 10 de la NASA fue quien propuso la forma en que viajará la misión internacional que visitará Mercurio en 7 años. Idealmente una nave no requeriría más de 5 meses para llegar de la Tierra a Mercurio; sin embargo, esto presentaría una serie de riesgos innecesarios. La propuesta de este matemático fue usar la gravedad de Venus para llegar de forma segura a Mercurio.

            A las 6:45 del 20 de octubre de 2018 planea despegar BepiColombo. Lo hará desde la Guyana Francesa en el puerto espacial de Kurú. Pasarán 7 años y dos meses para que llegue a su objetivo. Esta misión promete resolver muchas de las dudas que tenemos sobre nuestro vecino más pequeño dentro del cinturón de asteroides, entre ellas, ¿Por qué es tan rico en hierro?, ¿Su núcleo de metal está parcialmente fundido? ¿Es un bicho raro o nuestro propio ejemplar de esta clase de planetas ricos en metales que orbitan muchas otras estrellas? 

Probablemente, también provoque nuevas preguntas y por ahora nos queda desearle un buen viaje a un planeta que garantiza una cálida recepción.

También te puede interesar: