ChemaTierra
NASA

Curiosity pesa una montaña en Marte gracias al ingenio

01-02-2019

Curiosity ha medido al Monte Sharp de una forma que sólo podría hacerse desde tierra.

Por: Luis Moctezuma

 

La misión Curiosity de la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio estadounidense (NASA) partió en 2011. En ese momento no llevaba consigo equipo de gravimetría. Gracias a la habilidad de los operadores de la misión ha sido posible realizar mediciones de gravedad sobre una montaña marciana sin necesidad de equipo especial. Los instrumentos que se usaron son muy similares a los que encontramos en nuestros teléfonos celulares.

Un vehículo terrestre para el trabajo duro

Marte es uno de los planetas más estudiados en la actualidad. Entre los vecinos cercanos es el que da las mejores condiciones para su exploración y en torno a él hay distintas misiones de exploración administradas por distintas agencias espaciales. Se le observa tanto desde el cielo como desde tierra y ahora Curiosity ha medido al Monte Sharp de una forma que sólo podría hacerse desde tierra.

El Cráter Gale es la cuenca de un antiguo lago de 154 kilómetros de ancho. Dentro de él hay una montaña con características peculiares. El Monte Sharp tiene 5 kilómetros de altura, su cima se ubica más arriba de los bordes del cráter. La forma en que apareció provoca muchas dudas todavía. Una de las explicaciones es que el cráter alguna vez estuvo lleno de sedimentos y con el tiempo se ha ido erosionando hasta dejar únicamente al monte. La otra explicación es que los sedimentos se fueron acumulando hasta formar la montaña.

Un mapa gravimétrico a gran escala es posible desde el espacio pero si se quieren conocer los detalles debe hacerse desde muy cerca. Los detalles que ofrece la medición hecha con datos de Curiosity muestran que el Monte Sharp es muy diferente a lo que se imaginaba. Ya que no se contaba con equipo especial para hacer mediciones en los cambios del campo gravitatorio se recurrió a una combinación de tecnologías simples.

El instrumento RIMU que lleva consigo Curiosity incluye acelerómetros. Estos dispositivos son similares a los que se encuentran en la mayoría de los teléfonos inteligentes aunque tienen una precisión mucho mayor. Su función principal es apoyar en la navegación rutinaria, durante ella miden los cambios en el campo gravitatorio cuando se detiene.

Curiosity ha recorrido el cráter Gale durante mucho tiempo y esta fue la clave. Se utilizaron los datos recopilados en los primeros 5 años de la misión para obtener los resultados. Se compararon las magnitudes del campo gravitacional durante el recorrido. Fueron más de 700 puntos con distintas magnitudes gravitatorias. Las variaciones ayudaron a conocer la densidad del cráter.

Sorprendentemente fue más poroso de lo que se esperaba. Antes de las mediciones se imaginaba que tendría una densidad de 2,810 kilogramos por metro cúbico. Los resultados muestran que en realidad es de 1,680 kilogramos por metro cúbico, poco más de la mitad de la cifra esperada. Se cree que las capas inferiores de la montaña fueron enterradas, esto provocaría que fueran muy compactas y no es así.

Quedan muchas dudas sobre el Monte Sharp. Ahora sabemos que no se trata de un cuerpo compacto sino de un montículo poroso. Este nuevo hallazgo lo convierte en motivo de más investigaciones. Aunque Curiosity, como otros vehículos de exploración espacial, no cuenta con todos los instrumentos especializados para hacer cada una de las mediciones imaginables, es posible responder algunas preguntas gracias al ingenio. En esta ocasión se tomó un instrumento que tenía otro objetivo pero recopilaba información que al final fue útil para comprender las variaciones en la gravedad y presentarnos a una montaña mucho más ligera de lo imaginado.

 

También te puede interesar: