Ilustración por Roberto Molar Candanosa y Scott Sheppard/Cortesía del Instituto para la Ciencia Carnegie.

“El Duende”, un nuevo planeta enano en el sistema solar

03-10-2018

Y podría dar pistas sobre el misterioso Planeta Nueve…

Por: Luis Moctezuma

 

El universo está lleno de sorpresas para los observadores terrestres. En años recientes el descubrimiento de nuevos cuerpos en el espacio ha aumentado gracias a los avances tecnológicos. Recientemente el Centro de Planetas menores de la Unión Astronómica Internacional anunció un nuevo cuerpo celeste que se sumaría a los planetas enanos de nuestro sistema solar. Lo intrigante de este descubrimiento es que se encontró durante la búsqueda de ese misterioso noveno planeta sobre el que podría aportar nuevas pistas.

Un duende en las afueras del sistema solar

El objeto llamado 2015 TG387, también conocido como “el Duende”, orbita al sol a una distancia mucho mayor a los cuerpos fácilmente reconocibles como los planetas o cinturones de asteroides. Existen varias razones para esto, encontrarlo y conocer sus características fue una tarea lenta, tanto como su avance alrededor del sol.

A diferencia de los planetas fácilmente reconocibles, la órbita del Duende está muy alejada del centro de nuestro sistema solar. En el espacio se usan dimensiones muy grandes para medir distancias, una de ellas es la Unidad Astronómica (UA), que equivale a la distancia promedio de la Tierra al Sol. Para imaginar las distancias al Sol se pueden tomar algunos ejemplos: la Tierra está a 1 UA, Marte a 1.52 UA, Saturno a 9.6 UA y Plutón a 39.5. Estas distancias que pueden parecer grandes si se considera que una de estas unidades equivale a 150 millones de kilómetros; sin embargo, son pequeñas en comparación con la del Duende.

El punto más cercano en la órbita de un objeto alrededor del Sol se conoce como perihelio. El perihelio dell Duende es de 65 UA. En el momento en que se acerca más a nuestra estrella, este planeta enano se encuentra a 9,750 millones de kilómetros. Existen otros cuerpos con perihelios mayores como Sedna a 76 UA y 2012 VP113 a 80 UA.

A esa distancia el recorrido alrededor del Sol tarda mucho más de lo que acostumbramos dentro de los márgenes del cinturón de Kuiper (que está más allá de Plutón). El tiempo que tarda el Duende en completar su ciclo es de 40 mil años terrestres. Observarlo requiere de mucha suerte ya que en su momento más lejano sería apenas perceptible. Ese momento de fortuna para los observadores terrestres ocurrió un 13 de octubre de 2015, de ahí el sobrenombre que se le dio por la cercanía con Halloween.

El Planeta X, el objetivo de los cazadores del duende

En los confines de nuestro sistema solar algunos cuerpos se mueven de formas poco comunes, esto hace pensar que podría haber un gran cuerpo que influya en sus órbitas. Al menos esto es lo que creen Scott Sheppard del Instituto Carnegie para la Ciencia, Chan Trujillo de la Universidad del Norte de Arizona y David Tholen de la Universidad de Hawái, quienes descubrieron al Duende.

Aquel 13 de octubre, desde el telescopio japonés Subaru en Hawai, se desarrollaba un proyecto mucho más ambicioso. El Planeta X o 9 es un cuerpo hipotético que tendría el cuerpo de 10 tierras y rondaría los confines de nuestro sistema solar. Por ahora las evidencias que se tienen sobre su posible existencia son las órbitas de cuerpos como el Duende, Sedna o 2012 VP113.

Los investigadores comparan descubrimientos como el de este nuevo planeta enano a “migas de pan” que encontramos en el camino hacia el Planeta X. La forma en que se mueven muestra la influencia de un objeto con gravedad considerable. Podría no ser un planeta pero creen que definitivamente hay algo en los alrededores del sistema solar que está propiciando órbitas de este tipo. Por ahora le llaman Planeta X y seguirán buscando, posiblemente con muchos nuevos cuerpos del estilo del Duende en el camino.

También te puede interesar: