Asteroide Ryugu. JAXA

Japón logra colocar dos vehículos en un asteroide por primera vez en la historia

25-09-2018

Y mandan la primera fotografía de su nuevo hogar...

Por: Luis Moctezuma


A finales de junio de este año el satélite artificial Hayabusa 2 llegaba a su destino. El halcón, el significado japonés de su nombre, ha logrado algo en lo que su predecesor falló y que ninguna otra agencia espacial ha conseguido. Las misiones Hayabusa tienen la intención de traer a la Tierra fragmentos de asteroides para su estudio. Hayabusa 1 no logró completamente su misión y se obtuvieron muestras menores a lo esperado.

La misión de Hayabusa 2 aún no concluye, pero ya logró algo que por sí mismo es un logro. Este sábado dos rovers salieron del satélite artificial con destino a la superficie de Ryugu. Los Minerva II-1A y II-1B ya están en la superficie de su asteroide que, por un momento, parecía más difícil de explorar de lo previsto. En la misión Hayabusa 1 ya se había intentado algo similar sin éxito, el rover que se lanzó hacia el asteroide Itokawa se perdió en el espacio por un error en el cálculo, pero ahora, la Agencia Espacial Japonesa ha logrado lo que ninguna otra agencia, explorar sobre territorio asteroidal. Además, ya ha mandado las primeras fotografía de su nuevo hogar.

Hayabusa1.jpg
JAXA


Dos recolectores de un tesoro espacial

La Agencia de Exploración Aeroespacial Japonesa (JAXA, por sus siglas en inglés), quiere recolectar fragmentos de asteroides. Ryugu es un asteroide que ayudará a comprender cómo era el sistema solar en sus inicios, hace 4,500 millones de años. La misión de los rover Minerva es recolectar material que después será enviado a la Tierra. Si todo sale de acuerdo a los planes, para 2020 el paquete llegará a nuestro planeta.

A diferencia de otros rovers famosos como los que exploran Marte, los Minerva son muy pequeños. Su tamaño es de apenas unos centímetros y su forma recuerda a una lata de conservas. Tardaron casi un cuarto de hora en descender de su satélite al asteroide. Van equipados con celdas solares para conseguir energía, dos cámaras para observar la superficie de Ryugu, además de sensores de temperatura. Cada uno puede moverse de forma autónoma y aún esperan compañía para su viaje.

Dentro de Hayabusa 2 también viaja otro rover de mayor tamaño, apenas 15 centímetros de diámetro  y 16 de largo. El Minerva II-2 se integrará posteriormente al recorrido. Además del equipo de sus compañeros, también cuenta con una detector de partículas de polvo que funciona con luz ultravioleta. Este pequeño grupo tiene compañía internacional.

El rover de mayor tamaño que acompaña la misión es de origen franco-alemán. El Mobile Asteroid Surface Scout (MASCOT) es el vehículo de mayor tamaño que Hayabusa 2 lleva consigo. Pesa casi 10 kilogramos y su equipo es mayor. Este rover de origen europeo cuenta con espectrómetro, magnetómetro, radiómetro y una cámara. Este vehículo estudiará la estructura, composición y temperatura de Ryugu.

Un satélite con arsenal

Para la JAXA traer muestras de la superficie de Ryugu no sería suficiente. Para obtener muestras de distintas capas de este asteroide se harán algunos impactos. El primero está programado para octubre de este año: un proyectil de 2.5 kilogramos impactará la superficie de Ryugu y formará un cráter desde el cual se podrán recolectar materiales que están debajo de la superficie. Posteriormente, el próximo año se hará un nuevo disparo.

Cuando los proyectiles choquen con el asteroide saldrán al espacio fragmentos que podrían dañar al satélite. Para evitarlo se hará una maniobra que alejará a Hayabusa 2 de la zona de impacto. Una vez que se tengan las muestras necesarias el satélite regresará para pasar cerca de la Tierra y dejar como obsequio los fragmentos de Ryugu. En un par de años los científicos japoneses estarán listos para recoger una cápsula espacial en los desiertos de Australia, mientras Hayabusa 2 cambia de rumbo para seguir explorando el espacio.

También te puede interesar: