ChemaTierra
Brotes de planta de algodón vistos de cerca bajo una cubierta protectora a bordo del módulo de aterrizaje lunar. Crédito: Universidad de Chongqing

Por primera vez en la historia, China logra germinar una semilla de algodón en la luna

15-01-2019

La primera planta en germinar en otro mundo.

Por: Alejandra Almed

 

El pasado 3 de enero la sonda china Chang`e 4 realizó un aterrizaje histórico en el lado oculto de la Luna y con esto logró un gran récord. Sin embargo, no ha sido el único, pues ahora el portavoz oficial del partido comunista ha publicado una fotografía en donde se muestra una semilla de algodón que logró germinar después de llegar a la luna. Esta es la primera vez que materia orgánica crece en otro mundo.

            En ocasiones anteriores ya se habían llevado plantas al espacio y se han cultivado en la Estación Espacial Internacional; de hecho, las primeras hojas de lechuga cultivadas fuera de la Tierra fueron probadas por los astronautas en el 2015.

Este experimento es un gran paso hacia la exploración del espacio y en palabras de Liu Hanlong, científico encargado del proyecto, sienta las bases para los próximos viajes al espacio, así como una futura comunidad lunar.

            Otros científicos han indicado que ciertamente este acontecimiento podría ser un primer acercamiento para utilizar la luna como puesto de preparación hacia vuelos más largos, por ejemplo a Marte.

La papa, la colza (planta cultivada principalmente en occidente para la producción de aceites) y la arabidopsis, también se llevaron a bordo de la sonda china, así como huevos de mosca de fruta y levadura. En conjunto, se planean utilizar para formar un entorno artificial auto sostenido.

El objetivo es lograr un mini ecosistema, donde las plantas generen oxigeno y alimento para las moscas,  la levadura funcionen como descomponedores y generen dióxido de carbono, y así lograr la fotosíntesis de las plantas. De esta manera se estará formando una biosfera compuesta por productores, consumidores y descomponedores.

            Todos los organismos del experimento están contenidos en un modulo biológico diseñado y preparado por el equipo de investigación de Biología Espacial de la Escuela de Ciencias de la Vida, de la Universidad de Changquing. En este contenedor sellado de 18 cm de alto y 3kg de peso los organismos son suministrados de aire, agua y nutrientes que los ayudan a crecer. No obstante, el mayor desafío que enfrentan es el violento cambio de temperatura, pues oscila entre -173ºC y 100ºC o más.

            En el proceso de selección de los organismos no solo se tomó en cuenta el tamaño, sino las habilidades para soportar la poca gravedad, la fuerte radiación y las distintas temperaturas. 

El profesor Xie Gengxin, jefe del diseño del experimento, anunció que “aprender sobre el crecimiento de estas plantas en un entorno de baja gravedad nos permitiría sentar las bases para un futuro establecimiento de la base espacial”. Las papas podrían ser la fuente de alimento, la colza para el aceite y el algodón para la ropa.

            ¿Será este el comienzo de la futura supervivencia en el espacio?

También te puede interesar: