Incendios en California. Nick UT/AP

Sigue el infierno en California por los incendios forestales

24-10-2017

No paran.


Por: Deyanira Almazán

Los Incendios forestales que comenzaron hace más de dos semanas en California, avanzaron rápidamente arrasando ya con más de 90,000 hectáreas. El corazón de la zona vinícola de este país aún vive un infierno, más de 8,000 casas y negocios se encuentran completamente destruidos y la cifra de muertos ha superado los 40. El alcance y la escala del daño se encuentra entre los peores incendios forestales en la historia del estado.  

Quince fueron los incendios que comenzaron en la noche del domingo 8 de ocutbre y los vientos de 96 km/h no ayudaron a contenerlos. Las condiciones secas y calientes, que suficientes daños ya han causado en la costa oeste de este país, dieron pie a los incontrolables incendios tras una serie de rayos. Las llamas han atravesado ocho condados de California, incluyendo Napa Valley, Sonoma, Mendocino y Yuba.  

Octubre siempre es un mes difícil para los incendio forestales en California. Los incendios de 1991 que destruyeron cerca de 3,500 hogares y terminaron con la vida de 25 personas en las colinas de Oakland también fueron alimentados por los vientos de octubre.

Pero este año parecen más extremos. La combinación mortal de relámpagos, vientos y clima caliente que seca el paisaje es todo lo que se necesita para desencadenar un incendio forestal que consumirá miles y miles de hectáreas en sólo unas pocas horas.

A pesar del número masivo de bomberos desplegados para combatir las llamas,  los incendios continúan y hasta el lunes 23 de octubre habían podido ser controlados hasta en 94%. De acuerdo a los expertos, demasiados factores dificultaron esta labor, incluyendo los fuertes vientos, las condiciones secas y la baja humedad.

IncendiosCaliforniaNASA.jpg 
El satélite Terra de la NASA capturó esta imagen de la creciente cicatriz de fuego en California.
NASA
 


¿Se debe al cambio climático?

Los incendios forestales en California no son un fenómeno aislado, la costa oeste de este país ha tenido una terrible temporada de incendios forestales, viendo más de 3 millones de hectáreas bajo fuego.

Por supuesto, los incendios se pueden iniciar de varias maneras y el cambio climático no es en sí mismo el culpable, pero al igual que las aguas más cálidas en el Golfo de México han contribuido a una horrible temporada de huracanes, las temperaturas más cálidas en el Oeste han contribuido a la aridez y más alimento para los incendios.

Al menos un meteorólogo ha sugerido que uno de los factores fue la abundante vegetación que creció gracias a las lluvias récord en 2016 y a principios de este año y que ahora está seca y susceptible al fuego.

Curiosamente, es un efecto que hemos visto recientemente en Groenlandia, donde las temperaturas elevadas pueden estar permitiendo que crezcan arbustos más leñosos de lo normal. Cuando las condiciones de sequía causaron que la vegetación se secara, observamos el raro y alarmante paisaje de incendios forestales al borde de la enorme capa de hielo.

Por desgracia, el infierno en California es mucho más grave y no parece terminar pronto. El gobernador Jerry Brown ha declarado estado de emergencia y admitió que los incendios no están bajo control, aunque se está intentando de la mejor manera posible.

Si bien no hay manera de saber si este será un panorama frecuente a lo largo del siglo XXI, sí podemos reconocer que California y muchas otras partes del mundo son y seguirán siendo susceptibles a los incendios.  Así que mucho podemos hacer para estar mejor preparados; a través de un mejor y más cuidadoso desarrollo de ciudades y pueblos, la remoción de vegetación o la capacitación de los ciudadanos para prevenir e incluso combatir incendios forestales. 

También te puede interesar: